Noticias

Prevención de Legionella en circuitos de refrigeración: Biocidas oxidantes y no oxidantes

El Real Decreto 865/2003, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis, identifica los circuitos de refrigeración como “Instalaciones con mayor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella”.

La temperatura del agua en el interior de los circuitos de refrigeración y la emisión de microgotas al ambiente exterior suponen un medio ideal para la proliferación y propagación de la bacteria Legionella. La infección por la bacteria Legionella se conoce con el nombre de legionelosis. La legionelosis se puede manifestar en las personas como una enfermedad febril de carácter leve y sin afectación pulmonar, o llegar a una infección de carácter severo, pudiendo provocar complicaciones graves o incluso la muerte.

La mejor forma de combatir el desarrollo de Legionella en el interior de los circuitos de refrigeración se consigue llevando a cabo un buen mantenimiento higiénico-sanitario de las instalaciones, que incluye un tratamiento químico. En este sentido, resulta clave la elección del producto químico biocida para eliminar y prevenir el crecimiento de la Legionella. La selección del biocida mas adecuado debe considerar los siguientes factores:

  • Características fisicoquímicas del agua del circuito de refrigeración.
  • Tipo de microorganismos a controlar.
  • Tiempo de residencia del agua en el interior del circuito.
  • Diseño del circuito (materiales, volumen y temperaturas de trabajo)
  • Compatibilidad con los otros productos químicos inhibidores de la incrustación y corrosión.

Según su naturaleza química, los biocidas disponibles en el mercado pueden clasificarse entre oxidantes y no oxidantes. La siguiente tabla resume las características principales de los dos tipos:

BIOCIDAS OXIDANTES BIOCIDAS NO OXIDANTES
Tienen carácter oxidante Tienen carácter no oxidante
Su actividad depende del pH Su actividad no depende del pH
Método de análisis sencillo Método de análisis complejo
Estabilidad muy limitada, poco persistentes en el tiempo Alta estabilidad, aumenta su tiempo de contacto
Derivados de cloro y bromo como agentes activos Agentes activos basados en moléculas orgánicas como DBNPA, isotiazolinonas, THPS o glutaraldehído

El mecanismo de acción de los biocidas oxidantes se basa en su capacidad de oxidación de los microorganismos, causando su muerte celular. Se consideran biocidas de amplio aspectro ya que, dentro de unos rangos de pH determinados,  muestran una muy buena actividad biocida frente a todo tipo de bacterias, algas y hongos. La estrategia de dosificación en los circuitos de refrigeración es en contínuo, manteniendo en todo momento un valor mínimo de agente activo.

Por otra parte, los biocidas no oxidantes incluyen una gran variedad de moléculas orgánicas. Su mecanismo de acción frente a los microorganismos es muy variable: pueden actuar destruyendo la pared celular, impidiendo la reproducción celular o impidiendo la respiración celular.  La estrategia de dosificación de los biocidas no oxidantes, a diferencia de los biocidas oxidantes, se aplica habitualmente mediante choques temporizados y su buena actividad no depende del valor de pH.

Como se ha indicado, la selección de un biocida u otro debe considerar todos los aspectos mencionados y resulta clave para el éxito del programa de tratamiento químico integral de la instalación. Cada circuito tiene sus particularidades y dificultades, por lo que debe ser minuciosamente estudiado antes de diseñar cualquier programa de tratamiento.

Para conseguir el máximo control microbiológico del sistema, se aconseja utilizar un programa de tratamiento biocida mixto, combinando un biocida oxidante con un biocida no oxidante o utilizando dos biocidas no oxidantes; en ambos casos, se consigue un elevado efecto sinérgico.

Para poder diseñar los mas eficaces programas de tratamiento para la prevención de Legionella, Proquimia dispone de un amplio catálogo de productos biocidas específicos para sistemas de refrigeración (debidamente incluidos en el registro público de Plaguicidas y Biocidas del Ministerio de Sanidad). Son los siguientes:

· Buena       ·· Muy buena       ··· Excelente

Más información

Referencias bibliográficas:

[1] REAL DECRETO 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis. 

[2] GUÍA TÉCNICA PARA LA PREVENCIÓN Y CONTROL DE LA LEGIONELOSIS EN INSTALACIONES. Ministerio de Sanidad.

[3] NORMA UNE 100030:2017. Prevención y control de la proliferación y diseminación de Legionella en instalaciones.

 

AUTOR: Roger Valldeoriola