Publicado el

Tecnología seca para lubricación de transportes y envases en la industria alimentaria

 

En la industria alimentaria, multitud de fábricas requieren de líneas de transporte de envases, para poder realizar las operaciones de llenado, etiquetado, clasificado, encajado o paletizado. Estas líneas de transporte, están compuestas por cintas que tienen requerimientos de lubricación para la propia cinta y para las superficies de contacto entre el envase y la cinta. La lubricación es necesaria para que el proceso de transporte se desarrolle de modo óptimo.

La lubricación en seco es una tecnología que no utiliza el agua como medio de lubricación. El producto lubricante se dosifica puro sobre la cadena transportadora sin necesidad de medio acuoso para obtener su efecto.

Esta tecnología es aplicable en la mayoría de industrias alimentarias que utilicen cintas de transporte de envases. Principalmente, se utiliza en la industria de bebidas, aunque es aplicable a otras industrias que empleen envases (PET, cartón o vidrio).

Ventajas aportadas por la lubricación en seco.

En los últimos años, la conciencia medioambiental ha hecho que el sector agroalimentario haya priorizado la reducción del consumo de recursos naturales y en especial el consumo de agua empleada.  La tecnología de lubricación en seco permite ahorrar el agua empleada en los procesos de lubricación y eliminar el posterior tratamiento del vertido.

La ausencia de agua en el proceso permite además disminuir los riesgos asociados a accidentes por caídas del personal en planta, debidos a la presencia de charcos de disolución lubricante en el suelo de la zona de envasado.

La lubricación en seco permite incrementar la eficacia operativa del proceso de llenado de envases, gracias a la reducción de la fricción entre la cadena transportadora y el envase, y entre la cadena y la estructura soporte del transporte. Como resultado, aporta los siguientes beneficios adicionales:

  • se reduce el consumo eléctrico de los motores de los transportes de envases (hasta 20%).
  • la ausencia de espuma en el proceso evita errores en fotocélulas y minimiza la corrosión en la instalación.
  • permite el movimiento fluido de los envases en todo el tren, sin problemas en el paso de los envases en los cambios de transportes.
  • no requiere instalación de bandejas colectoras de disolución lubricante que se instalan debajo de los transportes de las líneas que emplean lubricación húmeda, reduciendo la notable inversión que suponen y minimizando la limpieza periódica que requieren para evitar la generación de moho o biofilms.
  • Reducción de rechazo de envases por humedecimiento de la base de los envases de cartón.
  • Reducción del mantenimiento periódico, por minimización del desgaste de cadenas.

La tecnología de lubricación en seco desarrollada por PROQUIMIA utiliza el producto lubricante TRANSLUBE DRY, aplicado con el sistema de dosificación PROLUBE DRY.

El lubricante TRANSLUBE DRY, especialmente formulado para la tecnología de lubricación en seco de transportes, dispone del certificado NFS categoría H1 para lubricantes en contacto accidental en alimentos, para asegurar la inocuidad de su utilización en la industria alimentaria.

TRANSLUBE DRY se aplica puro sobre los transportes, en forma de fina capa homogénea, mediante un sistema de dosificación que permite aplicar inyecciones temporizadas de pequeñas cantidades de lubricante en los transportes.

Sistemas de aplicación empleados en la tecnología de lubricación en seco.

Existen diferentes métodos de aplicación de lubricantes en seco sobre las cadenas de transportes de envases, como sería la pulverización a través de boquillas, aplicación con cepillos adaptados para tal fin o aplicación por atomización con boquillas específicas.

A diferencia de los sistema de aplicación anteriores, en el sistema de lubricación en seco desarrollado por PROQUIMIA, el lubricante se aplica mediante pletinas que se ubican en la cara inferior de cada transporte. El equipo de dosificación y aplicación, denominado PROLUBE DRY, se caracteriza por el uso de un sistema de inyección de lubricante de elevada precisión, mediante distribuidores volumétricos que proporcionan una cantidad fija de producto en cada inyección. Esta pequeña cantidad de lubricante es homogéneamente distribuida mediante las pletinas de polietileno fabricadas a medida de cada transporte. En cada ciclo de dosificación el lubricante es aplicado en los diferentes puntos de lubricación, simultáneamente para un determinado sector de lubricación ó línea de lubricación. La cámara de inyección presente en el dosificador se llena de lubricante a una presión de 15 bar, que es aportada por la bomba de impulsión de lubricante ubicada en la central de lubricación. Gracias a la elevada precisión del sistema de dosificación y aplicación, se controla perfectamente el consumo de lubricante, siendo muy inferior al consumo empleado en los procesos de lubricación húmeda.

 

AUTOR: David Sáez

 

[button link=»https://www.proquimia.com/contacto-blog» class=»boto»]Más información[/button]