Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
page
post
aplicaciones

Puntos críticos en la limpieza y la desinfección de residencias de mayores

Las persones mayores tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades infecciosas debido, en parte, a una disminución de las defensas frente a organismos patógenos.

Para prevenir esta vulnerabilidad y garantizar la seguridad tanto de los empleados como de los residentes es importante asegurar una correcta limpieza y desinfección de las superficies y de los espacios comunes, debiendo establecer unos protocoles con mayor frecuencia de limpieza de la habitual.

No hay que olvidar, además, que la aplicación de normas higiénicas en el cuidado de las personas mayores tiene efectos, intangibles pero reales, entre los cuidadores, los residentes y sus visitantes.

La limpieza, paso previo a la desinfección

Entendemos por limpieza el proceso de eliminación de materias orgánicas y de contaminación de las superficies, como por ejemplo grasas, alimentos, polvo, etc. Mediante acción física combinada con agua, detergentes o productos enzimáticos. La limpieza es la fase previa para una correcta desinfección, ya que permite que la acción de los desinfectantes sea la adecuada y que estos lleguen a todas las superficies de manera correcta.

Denominamos desinfección al proceso químico que mata o erradica microorganismos, bacterias, virus... impidiendo el crecimiento de microorganismos patógenos en fase vegetativa que se encuentren en objetos inertes.

Es importante asegurar una correcta limpieza de las superficies y de los espacios en los centros de mayores, debiendo realizarse la limpieza con mayor frecuencia de la habitual. Para ello se utilizarán detergentes y desinfectantes autorizados (con registros viricidas).

Actualmente también se encuentran en el mercado productos limpian y desinfectan en una sola fase.

Así mismo es importante establecer pautas de ventilación con objeto de mantener una buena calidad del aire de las distintas dependencias del centro, para contribuir a la disminución de la capacidad de transmisión de los virus.

Zonas de mayor contaminación en residencias de mayores

En líneas generales las zonas y superficies donde se tiene que intensificar la limpieza y la desinfección en las residencias de mayores son aquellas de mayor exposición a las personas, es decir las zonas donde existe un aumento de la frecuencia de contacto físico con las manos.

HABITACIONES

Mesitas de noche, camas, cuñas, mobiliario, pomos de puerta, teléfonos, mandos a distancia.

BAÑOS

Superficies del baño, inodoro, lavabo, grifería.

ZONAS COMUNES

Pomos de puerta, mesas, butacas, sofás, teléfonos, mandos a distancia, interruptores y timbres, material a disposición de los usuarios, ventanas, mandos a distancia, botones de ascensor, barandillas y pasamanos, mostradores, máquinas expendedoras, material ortopédico (sillas de ruedas, caminadores, muletas, taca-tacas…).

COMEDOR COLECTIVO/COCINAS

Vajilla, cubertería, cristalería, bandejas, jarras, etc. Estos utensilios se deben lavar en el lavavajillas a una temperatura mínima de 60ºC.

Se debe poner énfasis en las mesas y en las sillas y, en especial, en la zona del respaldo y otras zonas por donde se cogen las sillas.

En la cocina, todas las superficies, utensilios y equipamiento, incluidos aquellos que no estén en contacto con alimentos, además de suelos, almacenes, office, mesas de trabajo…

En las residencias de mayores y centros sociosanitarios existe un aumento de la frecuencia de contacto físico entre los residentes y personal asistencial. Lavarse las manos y aplicar geles desinfectantes con frecuencia se considera una de las medidas más eficaces en la prevención y control de la transmisión de enfermedades infecciosas dentro de los centros de mayores.

El personal de atención directa deberá lavarse las manos:

  • Al inicio y al final de la jornada.
  • Antes y después de atender al residente.
  • Después del contacto directo con sangre, fluidos corporales, secreciones y excreciones.
  • Antes y después de estar en contacto con alimentos.

Tipos de desinfectantes

Existen evidencias científicas de que los virus encapsulados se inactivan fácilmente por la acción de distintos tipos de desinfectantes (alcohol, amonios cuaternarios, hipoclorito de sodio, peróxido de hidrógeno, etc.).

Sin embargo, para garantizar que los desinfectantes del mercado cumplen con los requisitos mínimos que avalan su eficacia frente a distintos microorganismos deben estar inscritos en el Registro de plaguicidas no agrícolas o biocidas del Ministerio de Sanidad, donde a su vez, se indica la finalidad o usos autorizados para cada desinfectante.

 

¿Quieres más información?
Te ayudamos

De acuerdo con el Reglamento 2016/679 (RGPD) le facilitamos la información básica de protección de datos personales:
- Responsable del tratamiento: PROQUIMIA, S.A.
- Finalidad del tratamiento: Gestionar el envío de información, solución de consultas i/o recogida de datos para posibles relaciones comerciales.
- Legitimación: Consentimiento del interesado.
- Destinatarios: No se cederan datos a terceros, excepto obligación legal.
- Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad y presentación de reclamaciones.
- Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de datos en nuestra página web: Política de privacidad