Noticias

Puntos críticos en la limpieza y la desinfección de residencias geriátricas

 

Establecer un correcto protocolo de limpieza y desinfección en residencias geriátricas es imprescindible para garantizar la seguridad tanto de los empleados como de los residentes, un colectivo especialmente vulnerable que es el que más está sufriendo las consecuencias de la COVID-19.

En el contexto actual pandemia, los procesos de limpieza y desinfección se deben reforzar más si cabe, ya que se ha observado que la persistencia del Sars-Cov-2 en las superficies puede ser muy variable, pudiendo ser de varios días.

En este sentido, el primer paso para garantizar una correcta limpieza y desinfección es aumentar la frecuencia sobre las distintas zonas o superficies que encontramos en las residencias, especialmente aquellas que están en contacto con un mayor número de personas, tanto empleados como residentes. Este aumento de frecuencia será mayor en las zonas habilitadas para cuarentena o aislamiento de casos positivos.

La limpieza, paso previo a la desinfección.

Entendemos por limpieza el proceso de eliminación de restos físicos de las superficies, como por ejemplo grasas, alimentos, polvo, etc. mediante la acción física, en combinación con agua, detergentes o productos enzimáticos. Es el paso previo para una correcta desinfección, ya que permite que la acción de los desinfectantes sea la adecuada y que estos lleguen a todas las superficies de manera correcta. Hoy en día existen detergentes desinfectantes que permiten en una sola fase realizar la limpieza y desinfección.

 

Tipos de desinfectantes.

Existen evidencias científicas de que los virus encapsulados se inactivan fácilmente por la acción de distintos tipos de desinfectantes (alcohol, amonios cuaternarios, hipoclorito de sodio, peróxido de hidrógeno, etc.).

Sin embargo, para garantizar que los desinfectantes del mercado cumplen con los requisitos mínimos que avalan su eficacia frente a distintos microorganismos deben estar inscritos en el Registro de plaguicidas no agrícolas o biocidas del Ministerio de Sanidad, donde a su vez, se indica la finalidad o usos autorizados para cada desinfectante. En el caso de los desinfectantes con acción viricida eficaces frente a virus encapsulados como el SARS-CoV-2, estos desinfectantes deben cumplir la norma UNE-EN 14476.

En este sentido, al inicio de la pandemia, el Ministerio de Sanidad elaboró un listado, donde se incluyen todos los desinfectantes con acción viricida autorizados en España. Se puede consultar la última actualización aquí. En este listado, los desinfectantes aparecen clasificados según el ámbito de uso para el que están destinados. Así encontramos distintos TP (Tipo de Producto).

– TP2 (productos para la desinfección de superficies y aérea, de uso ambiental)

– TP4 (productos de desinfección de uso en el ámbito alimentario)

– TP1 (Higiene humana). En este último se encuentran los geles desinfectantes de manos, como VITA ASEPGEL.

Se incluyen varias referencias de desinfectantes de Proquimia: CONPACK DESINFECTANTE PLUS, ASEPVIX/CONPACK ASEPVIX, CONPACK BAC, ASEP TA 35, CONPACK DEOBACT D/DEOBACT D y ASEPCOL WHO.

Ámbito de aplicación en residencias.

En líneas generales las zonas y superficies donde se tiene que intensificar la limpieza y la desinfección son aquellas de mayor exposición a las personas, que son a su vez las de mayor riesgo de contacto con las manos.

A modo de ejemplo, las más habituales serían estas:

Espacio Puntos críticos
Habitaciones Mesitas de noche, camas, cuñas, mobiliario, pomos de puerta, teléfonos, mandos a distancia.
Baños Superficies del baño, inodoro, lavabo, grifería.
Zonas comunes Pomos de puerta, mesas, butacas, sofás, teléfonos, mandos a distancia, interruptores, material a disposición de los usuarios.
Comedor colectivo/Cocinas Vajilla, cubertería, cristalería, bandejas, jarras, etc. Estos utensilios se deben lavar en el lavavajillas a una temperatura mínima de 60ºC.

Se debe poner énfasis en las mesas y en las sillas y, en especial, en la zona del respaldo y otras zonas por donde se cogen las sillas.

En la cocina, todas las superficies, utensilios y equipamiento, incluidos aquellos que no estén en contacto con alimentos, además de suelos, almacenes, office, mesas de trabajo…

Establecimiento en general Puertas de acceso, interruptores y timbres, pomos de puerta, ventanas, armarios, botones de ascensores interiores y montacargas, barandillas y pasamanos, mostradores, mesas, sillas, equipos informáticos (sobretodo teclados y mouse), teléfonos, material de oficina, archivadores, fotocopiadoras, mandos a distancia, material ortopédico (sillas de ruedas, caminadores, muletas, taca tacas…), máquinas expendedoras

Accede aquí al Manual de Buenas Prácticas en Geriátricos

 

Más información