Noticias

Lacado del aluminio: etapa de desoxidado

Una de las operaciones más importantes en el pretratamiento del aluminio antes de su lacado es, sin duda, el desoxidado ácido o decapado. Esta etapa busca, como su propio nombre indica, eliminar la capa de óxido superficial para dejar el aluminio lo más reactivo posible para la etapa posterior de conversión.

El sello de calidad QUALICOAT, fija en 1 g/m2 la tasa de ataque mínima para cumplir sus prescripciones estándar, y en 2 g/m2 para cumplir la todavía más estricta categoría SEASIDE CLASS, en su clase A (ataque ácido simple). La mayoría de lacadores incluso suelen estar por encima de estos valores, para garantizar en todo momento la calidad deseada. Todos estos datos reflejan la gran importancia de la fase de desoxidado previo al lacado, y por tanto, de la elección del producto utilizado para esta finalidad.

Fotografía con microscopio metalográfico perfil aluminio (nótense las líneas de extrusión)

Izquierda: 1,8 g/m2 de ataque – Derecha: 4,6 g/m2 de ataque.

El aluminio es un metal anfótero, es decir, que es atacado tanto en medio alcalino como en medio ácido. Centrándonos en el medio ácido, la reacción de ataque es la siguiente:

2 Alo + 6 H+ ® 2 Al3+ + 3 H2

Esta reacción indica que dos átomos de aluminio, reaccionan con 6 protones, para generar 2 iones de aluminio e hidrógeno gas. Esta reacción, sin embargo, en condiciones normales es algo lenta, por lo que se requiere de una sub-reacción que la acelere, de forma que se consigan las tasas de ataque requeridas. Esta sub-reacción se consigue gracias a los iones fluoruros que son capaces de secuestrar al aluminio y acelerar la primera reacción hacia los productos:

2 Al3+ + 12 F ® 2 AlF63-

De todas estas reacciones se deducen rápidamente los dos componentes principales del desoxidado ácido: una fuente de acidez y una de fluoruros. Una de las fuentes de acidez más utilizadas es el ácido sulfúrico, aunque algunos productos incorporan también ácido fosfórico. Como fuente de acidez, se suele recurrir al ácido fluorhídrico o a sales basadas en bifluoruro. Las combinaciones entre estos compuestos son prácticamente infinitas, y pueden regularse en función de los requisitos de cada instalación.

Así, en instalaciones manuales por inmersión, donde el tiempo de inmersión no es fundamental o tiende a ser largo, es muy probable que la velocidad de ataque sea secundaria frente al consumo de producto o incluso su coste.

En cambio, en instalaciones verticales, la velocidad de ataque será primordial, mientras que el consumo o el coste del producto aunque evidentemente importantes, serán secundarios si no se consigue las tasas de ataque deseadas.

Estas necesidades específicas de cada instalación, hace que el catálogo de productos de desoxidado se adapte a ellas. En el catálogo de productos de PROQUIMIA disponemos de una gama de productos (ALUSAT 20, ALUSAT S-19 y ALUSAT P-41) que cubren todo el rango de velocidades de ataque, consumos y costes con un objetivo en mente: conseguir el ataque deseado con el menor coste posible en las condiciones disponibles de cada instalación.

 

AUTOR: Xavier Ferré

 

Más información