Noticias

Alertas alimentarias, ¿qué es el RASFF?

La Unión Europea tiene uno de los estándares de seguridad alimentaria más altos del mundo, en gran parte gracias al sólido conjunto de legislación de la UE en vigor, que garantiza que los alimentos sean seguros para los consumidores. Una herramienta clave para asegurar el flujo de información para permitir una reacción rápida cuando se detectan riesgos para la salud pública en la cadena alimentaria es el RASFF, el Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos.

Creado en 1979, el RASFF permite que la información se comparta de manera eficiente entre sus miembros (autoridades nacionales de seguridad alimentaria de los Estados miembros de la UE, Comisión, EFSA, ESA, Noruega, Liechtenstein, Islandia y Suiza) y proporciona un servicio 24/7 para garantizar que las notificaciones se envían, reciben y responden de forma colectiva y eficaz. Gracias al RASFF, se han evitado muchos riesgos para la seguridad alimentaria antes de que pudieran haber sido perjudiciales para los consumidores europeos.

El sistema RASFF se centra en la Seguridad Alimentaria, persigue infracciones de la legislación alimentaria, y puede realizar alertas alimentarias, búsquedas y capturas de alimentos y piensos no conformes con la ley alimentaria.

El papel del RASFF es fundamental para asegurar un flujo de información y comunicación fluido transfronterizo para tener una capacidad de reacción ágil y fluida, en el caso de detectarse un riesgo para salud pública en la cadena alimentaria.

 ¿Cómo opera la red RASFF?

Cada miembro de la red RASFF tiene un punto de contacto designado, responsable de enviar las notificaciones del RASFF a la comisión. El paso previo a la notificación es la inspección del producto (en mercado o en frontera). Si el producto no es conforme, se notifica al sistema nacional responsable de control del producto.

Si las autoridades nacionales consideran que el caso es competencia de la red trasnacional RASFF, se informa al punto de contacto nacional RASFF.  El punto de control realiza una evaluación previa, verifica y completa la notificación RASFF y se envía a la Comisión Europea.  RASFF comprueba que la notificación reúna los requisitos pertinentes. Esta notificación se divulga a través a través de una plataforma tecnológica RASFF, informando a los países miembros y a países terceros si fueron receptores del alimento. Toda la información relevante recopilada por la red RASFF se divulga a través de informes periódicos.

 

Tipos de notificación RASFF

NOTIFICACIÓN DE ALERTA, se debe de producir cuando un alimento o un pienso esté presente en el mercado y suponga un riesgo grave para la salud.  Cuando un miembro de la red RASFF identifica el problema y toma las acciones pertinentes desencadena la alerta. El objetivo, informar al resto de miembros RASFF del caso, para saber si el producto se halla distribuido en otros países y de este modo se pueda reaccionar.

 

NOTIFICACIÓN DE INFORMACIÓN. Se produce cuando la naturaleza del riesgo no requiere una acción rápida,  o debido a que el producto no llegó aún al mercado o ya no se halla presente.

 

 

RECHAZOS A FRONTERA Se produce cuando un alimento o pienso han sido analizados y suponen un riesgo para la salud, son rechazados en las fronteras exteriores de la UE, y al espacio económico europeo (EEE). Todos los puntos fronterizos del espacio EEE son informados para que la mercancía ya rechazada  vuelva a entrar.

 

NOTICIAS RASFF Cualquier información sobre la seguridad de los alimentos y piensos que no ha sido comunicada como una alerta o una notificación de información, pero que se cree que es interesante para las autoridades de control, se transmite en los miembros mediante el apartado Noticias del RASFF.

 

El año 2020, en datos del RASFF

El año 2020, el número de alertas y notificaciones alimentarias recibidas a través del RASFF fue de 3.440, de las cuales un 37% fueron notificaciones de alerta, un 35%, notificaciones de información, y un 28%, rechazos en frontera.

Respecto del origen de las alertas y notificaciones RASFF, indicar que el origen de la mayoría de las notificaciones es europeo, al estar la producción alimentaria europea bajo la cobertura del sistema RASFF. Un porcentaje significativo de las alertas, superior al 50% de las alertas y notificaciones RASFF provienen de fuera de la UE. El continente asiático se halla en el segundo puesto respecto al número de alertas y notificaciones:

 

La contaminación biológica fue el riesgo más notificado, con un 31% de los casos. Los residuos fitosanitarios suponen el 20,5% de las alertas.  Las semillas de sésamo con residuos de óxido de etileno provenientes de la India supusieron la incidencia con mayor número de alertas relacionadas con la detección de residuos fitosanitarios.

Durante el 2020, la salmonella fue la responsable del 65% de las contaminaciones biológicas, sobre todo presente en la carne de pollo. La listeria, especialmente presente en quesos blandos y salmón ahumado, supuso el 14% de los casos. De ahí la importancia de mantener unos adecuados estándares higiénico sanitarios respecto a la producción de alimentos:

Conclusiones

El cumplimiento de la normativa y legislación alimentaria en cuanto a la producción alimentaria es fundamental a la hora de controlar la incidencia de las contaminaciones biológicas de los alimentos.  Contar con un adecuado plan de Higiene de las instalaciones y equipos contribuye de forma clave a limitar la contaminación de origen biológica.

El año 2020 ha estado marcado por la pandemia causada por la COVID 19. Esta pandemia está afectando a toda la sociedad y al tejido productivo a escala mundial, con un muy importante coste en vidas e impactando muy duramente a la economía y el comercio mundial.  El sector agroalimentario ha sabido responder, asegurado la seguridad alimentaria, entendida como el aseguramiento de la cadena de suministro, así como la Inocuidad alimentaria manteniendo los estándares de control e inspección de alimentos, e implementando medidas de control e higiene con el objetivo de asegurar su papel fundamental en la sociedad.

El uso de productos detergentes y desinfectantes idóneos con una efectividad testada frente a microorganismos contaminantes supondrán una herramienta importante para alcanzar la inocuidad alimentaria.

Proquimia, como especialista en higiene, apoya al sector para alcanzar los objetivos en materia de seguridad, inocuidad y calidad alimentaria.

 

Referencias bibliográficas

European Commission. How does RASFF work. European Commission. Food: https://ec.europa.eu/food/safety/rasff/how_does_rasff_work_en (fecha de acceso: 08.03.2021)

European Commission. RASFF – Food and Feed Safety Alerts. European Commission. Food: https://ec.europa.eu/food/safety/rasff_en (fecha de acceso: 08.03.2021)

Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Red de Alerta Rápida de Piensos Nacional: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/alimentacion-animal/acceso-publico/alerta_RASFF.aspx (fecha de acceso: 08.03.2021)

Elika. Fundación Vasca para la Seguridad Agroalimentaria. (2021). INFORME RASFF. Alimentos, alertas y notificaciones. Informe anual 2020. https://alimentos.elika.eus/wp-content/uploads/sites/2/2021/02/resumen-anual-_rasff-alimentos_2020.pdf

Elika. Fundación Vasca para la Seguridad Agroalimentaria. (2020). INFORME RASFF. Alimentos, alertas y notificaciones. Informe anual 2019. https://alimentos.elika.eus/wp-content/uploads/sites/2/2020/01/resumen-anual-_rasff-alimentos_2019.pdf

ACSA. Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria. El RASFF: Sistema de alerta rápida para alimentos y piensos: http://acsa.gencat.cat/es/detall/article/El-RASFF-Sistema-de-alerta-rapida-para-alimentos-y-piensos#bloc4 (fecha de acceso: 08.03.2021)

 

Más información