Noticias

Sistemas de etiquetado Ecológico

El aumento de la concienciación social en relación a aspectos medioambientales ha conducido, durante los últimos años,  al desarrollo de un gran número de etiquetas y distintivos ecológicos que pretenden destacar los beneficios de sostenibilidad medioambiental de productos o servicios.

Sin embargo, la multitud de apelaciones a la ecología presentes actualmente en el mercado están dificultando la correcta identificación de aquellos productos o servicios realmente ecológicos, lo que está ocasionando confusión al consumidor en el momento de tomar las decisiones de compra.

Con el fin de identificar y regular correctamente los distintos tipos de etiquetas y declaraciones medioambientales presentes en el mercado, la Organización Internacional de Normalización (ISO) ha desarrollado la serie de normas 14020 que establecen los principios generales, objetivos y procedimientos que rigen el uso de los diferentes tipos de etiquetas y declaraciones ambientales.

Los sistemas de ecoetiquetado permiten obtener un distintivo que tiene la finalidad de identificar los productos o servicios que cumplen unos contrastados criterios de sostenibilidad ambiental a lo largo de su ciclo de vida (en el proceso de fabricación, uso, comercialización o finalización de su vida útil, etc.), estimulando y fomentando la demanda de productos y servicios medioambientalmente superiores.

El desarrollo de la serie de normas ISO 14020 establece 3 tipos de distintivos ecológicos:

  • ISO 14021 – Etiquetas ecológicas. Tipo II. Auto-declaraciones medioambientales
  • ISO 14024 – Etiquetes ecológicas. Tipo I. Principios generales y procedimientos
  • ISO 14025 – Declaraciones ambientales Tipo III . Principios y procedimientos

 

Etiquetas tipo I                                                                                        

Las etiquetas ecológicas tipo I, reguladas por la norma ISO 14024, constituyen un sistema voluntario de calificación ambiental, que identifica y certifica de manera oficial aquellos productos o servicios que presentan un menor impacto sobre el medio ambiente, considerando todo su ciclo de vida: diseño, fabricación, distribución, uso y disposición final.

Las Ecoetiquetas tipo I son otorgadas por una tercera parte independiente, que ejerce como entidad certificadora.

Actualmente existen a nivel mundial un gran número de esquemas de ecoetiquetado del tipo I. Con el fin de compartir información y armonizar criterios, la mayoría de sistemas existentes a nivel mundial se agrupan a través de la organización Global Ecolabeling Network (GEN).

Entre las etiquetas ecológicas de tipo I mas conocidas y de mayor implantación en el mercado, cabe destacar la Etiqueta Ecológica  Europea (EU Ecolabel). Se trata de un sistema de etiquetado ecológico voluntario creado por la Unión Europea en 1992 cuyo objetivo es promover productos y servicios que tienen un bajo impacto ambiental con respecto a otros productos de su misma categoría. Para la obtención de la EU Ecolabel, el producto o servicio candidato se somete a un riguroso proceso de certificación que abarca todo su ciclo de vida.

Actualmente, la EU Ecolabel cubre un amplio rango de productos y servicios. Dentro del área de productos de limpieza, EU Ecolabel cubre las categorías de lavavajillas manuales, lavavajillas automáticos, detergentes para lavado de ropa y detergentes multiusos, tanto para sector Industrial&Institucional como para el sector Doméstico.

Otro grupo de etiquetas, cada vez más habitual, son las denominadas Semi-Tipo I. Se centran en criterios ambientales concretos, que son definidos y certificados por distintas asociaciones u organizaciones. Al no considerar todo el ciclo de vida del producto, las etiquetas Semi-Tipo I no pueden certificarse según la norma ISO 14024. Ejemplos de este tipo de etiquetas son las etiquetas de eficiencia energética o de gestión forestal.

 

Etiquetas tipo II

Las autodeclaraciones ambientales del tipo II, reguladas por la norma ISO 14021, son identificadores ecológicos definidos por la propia empresa responsable de un producto o servicio por lo que no requieren de proceso de certificación por un organismo independiente. Las etiquetas tipo II no abarcan habitualmente todo el ciclo de vida, centrándose en una o varias etapas del mismo: fabricación, comercialización, uso o gestión al final de su vida. Es habitual que estas etiquetas hagan referencia a aspectos como la reciclabilidad del producto o envase o las emisiones de CO2 durante la fase de fabricación.

 

Etiquetas tipos III

Las declaraciones ambientales del tipo III, reguladas por la norma ISO 14024, consisten en un inventario cuantificado de los impactos ambientales causados por un producto en base a un análisis de ciclo de vida (ACV), verificado por un organismo certificador independiente. El fabricante del producto informa de forma voluntaria sobre su comportamiento ambiental en todas las fases del ciclo de vida. A diferencia de las etiquetas ecológicas de tipo I, las declaraciones ambientales no definen unos criterios sobre la preferencia ambiental de los productos ni establecen unos criterios mínimos por cumplir.

 

Referencias bibliográficas:

https://globalecolabelling.net

http://ec.europa.eu/environment/ecolabel/index_en.htm

http://mediambient.gencat.cat/es/05_ambits_dactuacio/empresa_i_produccio_sostenible/ecoproductes_i_ecoserveis/etiquetatge_ecologic_i_declaracions_ambientals_de_producte/tipus_d_etiquetes_ecologiques/

EN ISO 14024 :2018 – Etiquetas y declaraciones ambientales. Etiquetado ambiental Tipo I. Principios y procedimientos. (ISO 14024:2018).

AUTOR: Carles Bertrana