Noticias

Economía circular: cerrando el círculo

Gracias a sus excelentes propiedades técnicas (ligereza y facilidad de  transformación) y a su bajo coste, los plásticos han jugado un papel fundamental en el desarrollo de nuestra sociedad, convirtiéndose en el material idóneo para la fabricación de gran cantidad de artículos.

A nivel mundial, el masivo aumento en la utilización de materiales plásticos desde mediados del siglo pasado no ha estado correctamente vinculado con una adecuada gestión al final de su vida útil. La mayoría de materiales plásticos que producimos están diseñados para un solo uso (principalmente envases), lo que ha dado lugar a un consumo imparable de recursos naturales procedentes mayoritariamente de hidrocarburos fósiles no renovables, y a una masiva generación de residuos.

Ante esta difícil situación, los envases plásticos se han convertido en el principal foco de atención, debido a su corto ciclo de vida; consumen mas de un tercio del material plástico a nivel mundial y originan mas de la mitad de los residuos plásticos generados, de los cuales un porcentaje muy bajo es reciclado (14% envases reciclados en 2015 a nivel mundial), terminando la parte restante en vertederos, basureros o directamente en el medioambiente, creando una gran amenaza para nuestros ecosistemas.

 

Para hacer frente a esta situación hace falta aplicar un cambio radical en nuestra economía, basada hasta ahora en un uso extensivo y lineal de los materiales plásticos. Se trata de un cambio de gran magnitud, que requerirá la participación activa de toda sociedad: regulación por parte de los gobiernos, innovación por parte de las empresas y actuación por parte de cada uno de nosotros.

La innovación y el ecodiseño juegan un papel transcendental para conseguir el éxito en esta difícil y necesaria transición en el modelo de sociedad; se requiere un rediseño integral del ciclo de vida de los envases, orientado a su reducción, reutilización y reciclaje.

 

 

La sostenibilidad medioambiental es y ha sido uno de los pilares estratégicos de Proquimia.  Como resultado, durante los últimos años, la compañía ha focalizado gran parte de sus esfuerzos de innovación en mejorar los envases de producto, con el principal objetivo de minimizar la cantidad de residuo plástico generado, reduciendo su huella ecológica. El sistema ECOCONPACK, basado en productos concentrados y envases bag in box, ha permitido conseguir reducciones en la generación de residuos plásticos superiores al 80%. El sistema XOP, basado en cápsulas monodosis hidrosolubles de productos líquidos concentrados, elimina totalmente la producción de residuos plásticos de envases. El desarrollo de productos sólidos concentrados (envasados en sacos), ha permitido reducir significativamente el consumo de plásticos en envases. Al mismo tiempo, la implantación del sistema SDDR en nuestros envases IBC nos ha permitido cerrar el circulo para formatos de gran volumen.

Sin embargo, somos conscientes que aún queda mucho camino por recorrer y que debemos seguir avanzando para conseguir este gran reto. Con el objetivo de facilitar la transición de la sociedad hacia un modelo de economía circular es imprescindible buscar soluciones radicales y disruptivas que aborden la problemática desde su raíz, aplicando una visión donde los envases estén concebidos para permanecer en la economía, impidiendo que se conviertan en residuos contaminantes para el medioambiente. Con este fin, Proquimia ha identificado los tres siguientes pilares fundamentales, basados en las 3R de la ecología, que han sido la base para el desarrollo de nuestra estrategia de circularidad a nivel de packaging para los próximos años:

  1. Ecodiseño de packaging (sistemas y envases con menor contenido en plástico, diseñados para su fácil reutilización, reciclaje o compostaje).
  2. Cerrar el circulo (envases fácilmente reutilizables o reciclables y fabricados con material reciclado).
  3. Usar materiales procedentes de fuentes renovables (minimizar uso de materiales plásticos procedentes de fuentes no renovables –petróleo-), fácilmente reciclables o compostables.

 

La estrategia será ejecutada a través de acciones dirigidas a obtener los siguientes objetivos para 2025:

  • Envases 100% reciclables, reutilizables o compostables.
  • Envases de PE y PET fabricados de material plástico reciclado (post consumo).
  • Envases flexibles multicapa/multimaterial sin capas barrera (OPA, EVOH, ..) y fácilmente reciclables.
  • Cartón y madera procedente de fuentes controladas FSC o PEFC

 

 

Esta transición solo será posible con el trabajo conjunto de los diferentes actores implicados en toda la cadena de valor del ciclo de vida de los envases, desarrollando nuevos sistemas de packaging (basados en materiales alternativos mas respetuosos con el medioambiente), creando una infraestructura de sistemas de gestión de residuos de mayor eficiencia (percibiendo los desechos plásticos como un recurso y no como un residuo) y fortaleciendo la concienciación social hacia un pensamiento circular.

Referencias bibliográficas:

  • UNEP (2018). SINGLE-USE PLASTICS: A Roadmap for Sustainability
  • A VISION OF A CIRCULAR ECONOMY FOR PLASTIC; NEW PLASTIC ECONOMY
  • EL ESTADO DE LOS PLASTICOS; Perspectiva del día mundial del medioambiente 2018.

AUTOR: Carles Bertrana